E  N  T  R  E  V  I  S  T  A  S  

 


Autor
entrevista:

Angels Bronsoms
  Kevin Kelly
Editor de Wired

"Los ordenadores son fatídicos, estúpidos, poco amigables, mal diseñados"

(2002) Kevin Kelly es el editor de Wired, la revista del momento. Desde su lanzamiento hace cinco años, esta publicación se ha convertido en la biblia de la modernidad estadounidense. Recientemente ha sido galardonada por la National Magazine Award por cuarta vez en cuatro años como la mejor revista de los Estados Unidos. Kevin Kelly acaba de regresar de Australia donde ha estado hablando sobre las redes económicas y como un gran número de fuerzas mayormente dirigidas por la tecnología están cambiando la verdadera naturaleza de nuestra economía.Asegura que los nuevos negocios que se están creando y la nueva economía con reglas acerca de como se crea la riqueza es una manera totalmente distinta de como se creaba en la era industrial. Esta teoría se refiere a algo global que pregona que a veces es preciso regalar cosas. Es ciertamente una idea rara pero es lo que están haciendo Netscape y Microsoft con sus browsers y que supone que cuantos más regalen más valor tendrán. Según él este tipo de dinámicas están realmente cambiando la faz de la economía.

¿En este tiempo cuales han sido los mejores y los peores momentos que has visto pasar?

Tuvimos un momento bajo cuando teníamos dos ofertas públicas iniciales que tuvimos que abandonar. De la forma en que Wired se concibe internamente es que no es únicamente una simple revista sino una compañía de medios de comunicación. De forma bastante agresiva perseguimos varias cosas: las ediciones foráneas de Wired en japonés e inglés, el servicio online de Hotwired, así como una compañía que publicaba libros llamada Hardwired, televisión, y nuevas revistas que nada tenían que ver con tecnología.

Intentamos encontrar esponsorización pública y supongo que lo intentamos en un momento en que no había demasiado entusiasmo en el mercado para este tipo de compañías tecnológicas y nuestra oferta fracaso. De ahí que saliera un poco de publicidad negativa en algunos medios pero luego pasó. Definitivamente fue un punto bajo pero nos apretamos los cinturones y de pronto apareció la oferta privada por una suma muy substancial de dinero: 21 millones de dólares ( unos 300 millones de pesetas).

El punto álgido fue ganar el premio de diseño por excelencia y esto me hizo sentir bien. Pero para mi particularmente algo que me sentó de maravilla fue una llamada que nos hizo un padre preguntando que qué tipo de revista era Wired. La persona que se ocupa de las suscripciones le comentó que era una revista muy gráfica con opinión y con muchas fotos. Este padre llamaba para decirnos que su hijo quería cambiar su suscripción de Sports Illustrated a Wired y quería saber como era nuestra revista. Para mi esto fue genial.

¿Cómo caracterizarías a la audiencia de Wired?

Demográficamente va desde estudiantes, universitarios, a altos ejecutivos que necesitan saber como funciona el negocio, el diseño de anuncios.. Internamente creemos que este tipo de gente son líderes, en sus comunidades, en sus negocios, en la indústria, o en su compañía y tiene mucho sentido que muchos de ellos quieran saber como va a ser este futuro, es gente que piensa acerca del futuro. Wired no es una revista tecnológica, sino una revista acerca de las consecuencias de la tecnología, de las consecuencias del futuro. Nuestro mandamiento desde el número uno de la revista fue que apareciera como si abrieras una revista del futuro. Esta hecha de forma que te hace sentir un estallido del futuro. No es una revista que te ayude a dirigir mejor tu compañía o te enseñe como entrar en internet, ni te sugiere cuales son las ultimas modas en el vestir. Se trata de ponerte al día de cual será el clima intelectual en los próximos dos años.

¿Cómo y cuándo empezó todo?

Hay una pareja que son Louis Rosetto y Jane Metcalf que se conocieron en Europa y vivieron y trabajaron en Amsterdam dónde estaban haciendo una revista que era bastante atípica en su campo y se llamaba Machine Translations. Cada número que sacaban a la calle se iba convirtiendo en algo más y más denso hasta que llegó un punto en que entraron en divergencia con su editorial y tuvieron que cerrarla. Pero al hacer la revista se sintieron motivados y les abrió su mente para reparar en este mercado potencial para una revista general sobre tecnología y ordenadores. Vinieron a Estados Unidos para buscar el dinero e instalarse en California y hacer un prototipo. Yo les conocía de la época de su primera revista y era un fan suyo y les animé a que vinieran a San Francisco porque definitivamente este era el sitio ideal para hacer lo que ellos pretendían.

Yo me encontraba a caballo entre escribir mi libro y la revista. Ellos buscaban a un editor y como yo tenia cantidad de ideas para artículos pues me apunté. Ellos hicieron el prototipo y nos involucramos en el estresante proceso de hacer el primer número en un periodo cortísimo de tiempo y con muy poco dinero. Hay que recordar que en 1992 en los USA hubo una época de depresión económica y la idea de lanzar una revista en aquellos momentos parecía de locura. Alguna de la gente que trabajaba conmigo en Whole Earth se apuntaron y desde entonces hemos ido como en una montaña rusa..

Kevin Kelly tuvo todos los puntos para convertirse en el editor estrella de Wired. La revista que dirigía en 1984 le sirvió de contenedor para coleccionar toda una serie de contactos de una cultura digital que puramente emergía en aquel entonces.

La revista Whole Earth era una revista de los 60 que yo tomé de las manos de Steward Brand cuando el se fue al Media Lab. Era una revista con cantidad de herencia de los hippies, granola, Mother Earth pero poseía otro complemento. Yo por lo menos sabia que allí había algo más. Intenté un par de números dedicados a la vida artificial, la realidad virtual, la nanotecnología. Era bastante la esencia de lo que Wired llego a ser y estoy hablando de 1986-88..

Página | 1 | 2 |

 
Imprimir texto



"Nuestro mandamiento desde el número uno de la revista fue que apareciera como si abrieras una revista del futuro"


 

 
  Arriba