Impreso de http://www.bitniks.es email: info@bitniks.es | 1997 |

Eva Pascoe
Inventora de los Cibercafés

"¿Por qué el mundo virtual tiene que ser americano?"

En septiembre de 1994 Eva Pascoe lanzó una idea, que ha resultado revolucionaria, con la apertura del primer café del mundo, el Cyberia, en pleno centro de Londres. Polaca de nacimiento, vivió un año en Barcelona y después llegó a Londres, donde estudió Informática y Psicología Cognitiva. Su tesis doctoral se tituló "La Interacción de las Mujeres y los Ordenadores", lo cual tal vez suponía ya una pista de sus inquietudes que, finalmente, cristalizaron en la empresa que la ha hecho famosa.

¿Cómo nació la idea de Cyberia?

Al principio pensamos en crear un centro de capacitación para mujeres. La idea surgió delámbito del Techno-Eco-Feminismo, una propuesta de promoción del uso de la tecnología porparte de las mujeres con sensibilidad ecológica.

¿Por qué mujeres y por qué ecología?

Hace unos años las mujeres se negaban a utilizar la tecnología, en la creencia deque no formaba parte de su mundo. Antes esta postura, nosotras dijimos que no, que la tecnología es divertida y que sólo falta desarrollarla desde nuestra perspectiva, abandonando nuestra situación de receptoras para pasar a una postura activa. En cierto modo, Internet era el medio idóneo, dado que minimiza los elementos utilizados y crea un tipo de comunicación transparente. El único problema es que todo esto (da unas palmaditas al monitor de su ordenador), no es muy ecológico. Los materiales no son reciclables, pero, ¿quién sabe?, algún día...

¿Tenían alguna idea para confiar en que la idea funcionaría?

La Internet es un medio de comunicación y si consideramos otros, como el teléfono, observamos que las mujeres lo utilizan por períodos más largos y de una forma más expresiva. Dedujimos que ellas serían mejores usuarias en Internet. Creo que todo esto está ocurriendo y que la duración, frecuencia y tipo de uso de Internet hoy es mayor entre los usuarios femeninos.

¿Pero funcionó la idea original?

La reacción inicial fue bastante pobre y decidimos reaccionar con prontitud. A los pocos días nos dimos cuenta de que no iba a ser un buen negocio, pues el número de mujeres interesadas era muy reducido, y decidimos aceptar hombres. En todo caso, Cyberia ha continuado tratando los problemas de los usuarios femeninos y empleamos mujeres educadoras y cyber-hosts, además de organizar cursos de capacitación sólo para mujeres. De hecho el porcentaje de las mujeres que hacen uso de las instalaciones es el 50% de la clientela, frente al 4% de un principio.

¿Además del incremento de mujeres también lo hay de personas maduras?

Todavía no hay muchos usuarios por encima de los cuarenta, pero ha dejado de ser un medio exclusivo de adolescentes. Cada vez hay más gente que utiliza Internet cuando se va fuera, desde parejas que vienen a aprender cómo utilizarlo cuando uno de los dos se va al extranjero, a estudiantes que traen a sus padres antes de irse a la Universidad.

Hay quien dice que la comunicación vía Internet no deja de ser un sustituto fragmentado.

El otro día nos enteramos de una historia sobre un chico que trajo a su madre el año pasado para que aprendiera a utilizar Internet antes de empezar el curso en un instituto de fuera. Rara vez hablan cuando están juntos, pero desde que comenzaron a utilizar Internet para comunicarse a distancia han empezado a hablar de los malos rollos que enturbian su relación. Lo curioso es que cuando se juntan de nuevo, son incapaces de hablar del asunto.

¿Es un cibercafé un verdadero lugar de encuentro?

Hace poco estuve en Austria y vi a un grupo de ancianas tomando un café como si se tratara de un establecimiento convencional. El concepto de un café como lugar de encuentro y como un espacio neutral es tan fuerte que, en cierto modo, se presta al uso de Internet, al fin y al cabo, otro lugar de encuentro. Fue muy gratificante ver como en el lugar de origen del café-comunidad, un cibercafé estaba montado de tal manera. A pesar de haber muchos ordenadores, el diseño del lugar era tan sutil que los ordenadores formaban parte del fondo. Aquí, sin embargo, te encuentras rodeada de ordenadores. En el Reino Unido no existe un lugar de encuentro similar a los cafés de la Europa del Este, aparte de los pubs. Realmente, hecho en falta los cafés polacos, donde son un estilo de vida.

En todo caso, el cibercafé se ha entendido, sobre todo, como un negocio. ¿Se considera una mujer de negocios?

Después del doctorado me sentía realmente aburrida, osificada tal vez sea la palabra. Desde pequeña me ha interesado mucho el mundo de los negocios. Emprendí el primero de ellos cuando tenía quince años, vendiendo ropa de moda, con el que, además, tuve mucho éxito.

¿No era difícil tener un negocio en Polonia?

¡Ni mucho menos! Los negocios privados eran esenciales en Polonia, pues no había otra manera de conseguir algo. El comunismo es la mejor escuela de Comercio. En cuanto a Internet, yo la había estado utilizando desde hacía diez años en Polonia, pues mis padres eran académicos y la utilizaban en sus investigaciones. Si yo estaba interesada, decidí que todo el mundo podía estarlo.

¿Cómo está creciendo Cyberia?

Ahora estamos inmersos en Canal Cyberia, un canal de televisión cuya información se actualiza cada dos horas. (Hace una comprobación. En Francia acaba de morir una mujer, la primera víctima de la enfermedad de las vacas locas. "¿Qué va a suceder ahora? Los franceses aún odiarán más a los ingleses", exclama). Como iba diciendo, tras empezar con los cursos de capacitación de mujeres abrimos el café y ahora ocupamos todo el edificio, ocupando el resto con las oficinas. Adquirimos diez licencias para abrir cafés filiales en todo el mundo: en París, Rotterdam, Tokio, Bangkok...

¿Vuestros cursos de capacitación han desaparecido?

No. La demanda va subiendo. Cada vez hay más gente que supera el nivel de principiante y ahora hay gente que se dedica a desarrollar conceptos como Shockwave, Java, HTML, Front Page... También organizamos sesiones básicas para el público en general y otras para grandes compañías. También organizamos sesiones de New Media, donde diferentes expertos presentan sus trabajos y discuten las ideas de otros. Hace poco nos reunimos para discutir Future Splash y sus posibles aplicaciones. En otro encuentro tratamos los juegos online. Hay una gran cantidad de productos excelentes de la Era de los Solitarios, que no queremos desaprovechar.

¿Qué te parece el predominio norteamericano en el ciberespacio?

Cuando estás en Internet y ves una American High Street Virtual no tengo, aunque deteste las American High Streets, otra elección si quiero experimentar la Realidad Tridimensional. ¿Por qué el mundo virtual tiene que ser americano? Ocurre que en Europa no hay departamentos de Relaciones Públicas o de Investigación y Desarrollo capaz de montar algo semejante.

¿Y estaremos siempre detrás?

Si nos fijamos en el Canal On-Line Cyberia, nos damos cuenta de que no hay nada parecido fuera de Europa. En Cyberia somos lo primeros en el mundo en montar algo semejante, un sistema basado en la WWW. Puedes estar al tanto de los programas más recientes y puedes leer lo que pasó en el último episodio. Pero en España o en Francia, por ejemplo, necesitarías una gran cantidad de dinero para hacer algo realmente espectacular en este campo.

¿No sería factible un canal televisivo online en España?

No lo creo posible, a no ser que las herramientas para el desarrollo de Internet sean tan baratas que el dinero no sea un factor decisivo... Creo que lo único que se desarrollaría es algo que combine noticias y entretenimiento. Pero sólo entretenimiento, no lo creo. Haría falta una televisión de calidad. La francesa, por ejemplo, es terrible y, cuando la seguía, la española no era muy buena. Podríamos competir si nos centráramos en el inglés y abandonáramos nuestras culturas, pero ésta no tiene por qué ser una buena idea.

¿Qué se puede hacer, entonces?

Los diferentes gobiernos debieran apoyar los contenidos en Internet, de la misma manera que lo hacen con el cine y la radio. De esta manera, podremos garantizar que diferentes culturas tengan acceso. Particularmente estoy intentando convencer a las instituciones londinenses para que la WWW sea considerada un fórum cultural relevante para el Reino Unido. Con otras cinco iniciativas de televisión online en Europa, la idea se haría popular, pero el mercado existente tiene todavía un carácter joven y anti-institucional.

¿Y qué hay de la moralidad en los contenidos?

En Cyberia somos muy liberales. Claro que tenemos una concepción moral que tiene que ver poco, por ejemplo, con la asiática. Hay mangas japoneses que muestran a niñas de trece años sin bragas y allí no pasa nada. En Cyberia pensamos que son los padres, en casa, y no los proveedores, los que deben ejercer la censura. En todo caso, nos preocupa el abuso del medio y apoyamos aquellas iniciativas que obliguen a los proveedores a controlar los contenidos según el consenso de cada país.

¿Cuáles son tus proyectos?

Estamos haciendo gestiones para conseguir una licencia para abrir un café filial en Estocolmo, orientado fundamentalmente al mundo artístico y con cursos de capacitación para diseñadores. Estamos también formalizando una licencia en Amsterdam, lo cual siempre he deseado hacer. Además de abrir nuevos cafés, estamos incorporando en todos ellos el componente musical aprovechando los "sound-bytes" y "sound-samples". Vamos a incorporar "head-phones" y "listening-stations". También queremos incorporar conciertos en vivo, de manera que los cibercafés sean cada vez más como clubs.